viernes, 24 de agosto de 2007

A la aventura

Año del Señor de 1490.

Cristóbal Colón: Majestad, desearía vuestra bendición para un viaje de descubrimiento.
Isabel la Católica: Pues ¿a dónde deseáis ir?
Cristóbal Colón: A un lugar allende los mares, al otro lado del mundo, donde creo que hay una tierra nueva.
Isabel la Católica: Id, pues, en paz; tendréis mi bendición y tres de mis mejores navíos. Id y expandid el poder y la gloria de la corona de España.
Cristóbal Colón: Gracias mil, Majestad.

Año del Señor de 2007.

Yo: Hola mamá, ¿sabes? he conocido a una gente que navega en veleros.
Mi madre: ¡Qué bien!
Yo: Hacen salidas por el Mediterráneo, hacen vida a bordo durante varios días.
Mi madre: ¡Oye, qué buena pinta tiene!
Yo: Creo que el próximo viaje lo hacen a Melilla.
Mi madre: ¡¡¡No!!! ¡¡¡Que se te sube un moro al barco!!!

4 comentarios:

Morgana dijo...

Jajajajaja.

Madres.... Siempre preocupadas por nuestra seguridad.

Jajajajajajaja.

peinacabras dijo...

Hazte caso de la mamá.

Small Blue Thing dijo...

La virgen... :S

Rogue Two dijo...

Todos tranquilos. Si sube a bordo un moro con turbante y cimitarra en ristre, amenazando con secuestrar a las tripulantes femeninas para su harén personal, yo mismo me escabulliré bajo cubierta y llamaré por el VHF al Tercio, donde mi buen amigo Alatriste sin duda atenderá prestamente mi llamada y vendrá con sus fieles camaradas al grito de Santiago, etc.